Pesar por fallecimiento de conocida vecina y comerciante de Villarrica

URL CORTA: http://www.redinformativa.cl/portada/?p=77089

VILLARRICA.- Se trata de Nilda Ester Mainhard Palma, quien dejó de existir ayer jueves a la edad de 76 años, afectada por una repentina y grave enfermedad.

La señora Nilda Mainhard Palma, era madre de 3 hijas y 1 hijo, y era casada con Gonzalo “Chalo” Calderón, conocido fotógrafo y propietario del local comercial “Fotos Calderón” ubicado en calle Camilo Henríquez, a pocos metros de Valentín Letelier en pleno centro de Villarrica.

Nilda Ester Mainhard Palma

Una de sus hijas Fabiola Calderón Mainhard, funcionaria municipal, señaló estar muy acongojada por la repentina enfermedad que afectó a su madre, que está siendo velada en la capilla de la Iglesia Catedral de Villarrica. “Fue una enfermedad muy corta, sorpresiva para nosotros como familia y yo creo que para ella también. Nos tomó por sorpresa, todavía no asimilamos su pérdida, rlla dejó un gran legado y como persona, “la gringa” para sus amigas de colegio que hasta el día de hoy la llamaban. Y para toda la gente que la conocían como comerciante, toda la gente la quería porque fue siempre muy amistosa, con valores…ella deja un gran vacío en nuestra casa, en nuestros corazones, pero su espíritu seguirá viviendo en cada uno de nosotros, la vamos a seguir amando, y yo se que ella permanecerá siempre en cada uno de nosotros”, señaló Fabiola Calderón.

Por su lado, Julia Calderón Mainhard, otras de sus hijas expresó que su madre fue una gran persona, y un noble ser  humano. “Mi mamita como todo el mundo la conoció, la “Ilda” para toda la gente que la conoció en el negocio, siempre muy preocupada de la casa, de nosotros, era una excelente persona, muy buena amiga de todos, nunca se enemistaba con nadie, para nosotros fue una excelente madre, inolvidable y en Villarrica todo el mundo la quería”, indicó Julia Calderón.

Los  Funerales de la señora Nilda Ester Mainhard Palma se efectuarán este sábado, en el Cementerio Municipal de Villarrica, después de una misa fijada para las 12 horas, en la Iglesia Catedral de Villarrica.